UN SUEÑO SLOW

By Belén López - jueves, junio 11, 2020



Las diferencias entre una casa lenta y una casa "normal" no tienen nada que ver con el equipamiento, el tamaño o lo que nos haya costado. 
La clave está en las sensaciones que nos transmite. Una casa lenta es un lugar en el que resulta agradable vivir, nos ofrece calidad de vida y nos permite descansar bien y recuperar energía. 

En el extremo opuesto encontramos las casas rápidas. Son aquellas que nos quitan energía, porque no nos dejan relajarnos ni descansar. En este sentido todo influye, desde el modo o el lugar en el que se ha construido, hasta los materiales empleados, los muebles o la decoración.

La casa que visitamos hoy es un claro ejemplo de casa lenta. Se trata de la casa en Venice de Julia Hunter CEO Jenni Kayne. Esta casa parte como base en una paleta de colores basada en tonos naturales, cada habitación es tan hermosa y luminosa como funcional. 

El aspecto casi minimalista de esta casa se hace completamente patente con paredes de yeso, muebles  de roble blanco incorporados y hermosos suelos de roble personalizados para esta casa. Todos estos detalles combinados con una distribución sencilla hace que podamos sentir el cuidado que se ha empleado en toda esta casa  en todos sus detalles. 

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios